La Segunda Oportunidad cuando el emprendedor fracasa. El Fresh Start en la Futura Ley de Emprendedores.

Compartir esta noticia:

Uno de los principales obstáculos para el emprendimiento es el miedo al fracaso empresarial.

La crisis empresarial conduce en la práctica totalidad de ocasiones a la estigmatización social y a la exclusión económica del empresario que responderá con sus bienes actuales y futuros por las deudas que contraiga por el ejercicio de su actividad empresarial de acuerdo al artículo 1.911 del Código Civil.

Colectivos de Emprendedores y Autónomos vienen reclamando una legislación que conceda una segunda oportunidad a los empresarios en caso de CRISIS EMPRESARIAL al estilo del llamado FRESH START estadounidense.

El FRESH START estadounidense se basa en razones económicas y/o humanitarias, esto es, la escasa utilidad que reporta a la economía, estigmatizar al empresario  y la nula practicidad que ello le reporta a los acreedores. Dicho mecanismo prevé que, una vez ejecutado el patrimonio embargable, el pasivo restante queda exonerado por una resolución judicial; y los nuevos ingresos que genere el empresario no estarán sometidos  a las deudas anteriores, consiguiendo con ello la recuperación económica del deudor y su reintegración en el proceso productivo.

Figura similar se recoge en el recientemente aprobado Anteproyecto de Ley de Emprendedores. Lo hace dicho Anteproyecto mediante la reforma del Artículo 178.2 de la Ley Concursal.

Dicho precepto incluye dos supuestos de exoneración del pasivo pendiente:

Un primer supuesto para personas físicas en general que prevé que, en la resolución judicial que declare la conclusión del concurso de la persona natural por liquidación de masa activa se declarará la REMISIÓN DE LAS DEUDAS INSATISFECHAS (excluyendo la de las administraciones públicas) cuando el: (i) concurso sea no culpable, (ii) los créditos contra la masa y los privilegiados sean satisfechos y (iii) se hayan abonado el 25% de los créditos ordinarios.

El segundo supuesto, destinado a los empresarios, siempre que inicien el llamado ACUERDO EXTRAJUDICIAL de PAGOS que prevé el mismo anteproyecto en el futuro artículo 231 LC, que prevé la remisión de la totalidad de las deudas (salvo la de las administraciones públicas) cuando se satisfagan los créditos contra la masa y los privilegiados.

Se trata de una versión muy atenuada del llamado FRESH START previsto en la legislación concursal estadounidense puesto que en la práctica en muy pocos casos el deudor se podrá acoger a una normativa que protege sobremanera el crédito de las administraciones públicas, pero que constituye un primer paso para instaurar en el ordenamiento jurídico español la llamada Segunda Oportunidad Empresarial y acomodar nuestra legislación a la de nuestro entorno.